AMDPress.- Crown Cork de España, S.A., cabecera filial del grupo norteamericano homónimo que aglutina la actividad de 11 fábricas de envases metálicos (alimentación y bebidas), cierres y tapones plásticos, ha dado un nuevo paso en su proyecto de fábrica de tapones de plásticos para refrescos, que sustituirá a la actual que tiene en Torrejón de Ardoz (Madrid), al firmar un precontrato de construcción, con un presupuesto de obra de unos 3,6 millones de dólares (600 millones de pesetas). La nueva fábrica, que tendrá una superficie construida de 5.500 metros cuadrados y está proyectada con una concepción modular, se espera esté terminada a finales de 2002 con una primera fase en la que contará con una una capacidad de producción de 1.000 millones de tapones anuales, que podría elevarse hasta los 2.000 millones de unidades anuales en cinco años.

La actual planta tapones de plástico de Crown Cork en Torrejón produce unos 900 millones de tapones anuales, y emplea a 22 trabajadores fijos (hasta 33 en temporada alta). La nueva planta no implica, al menos de momento, la ampliación de la plantilla ni el inicio de la fabricación de nuevos productos.