La multinacional estadounidense de productos de gran consumo Procter & Gamble ha anunciado su decisión de reducir su plantilla en 9.600 puestos, lo que supone el 9% del total de sus trabajadores en todo el mundo. El 40% de estos despidos se realizarán en los Estados Unidos y el 60% en el resto del mundo.