AMDPress.- La multinacional holandesa Unilever ha presentado los resultados del segundo trimestre del año en los que refleja un descenso de su volumen de negocio del 3% respecto al mismo período del año anterior, con una facturación de 10.835 millones de euros, si bien su beneficio neto aumentó un 34% y alcanzó los 770 millones. Con estos registros, el primer semestre de la compañía se ha cerrado con un descenso del 3% en el volumen de negocio respecto a los seis primeros meses de 2003, con un total de 20.623 millones de euros facturados, mientras que el beneficio neto ascendió a 1.300 millones de euros, lo que representa un incremento del 8%.

La compañía, que se encuentra en pleno proceso de reestructuración de su cartera de productos y acaba de presentar una nueva imagen corporativa, ha indicado que con estos resultados mantienen sus expectativas de beneficio para el ejercicio completo. En lado negativo, han señalado el descenso en las ventas de algunas de sus marcas líderes, especialmente en helados y refrescos de té. Las ventas de productos del hogar y cuidado personal han crecido en volumen, cerca de un 3% en el semestre, si bien desde Unilever han señalado que en precio han descendido un 2% en este mismo periodo.

Los presidentes de Unilever, Niall FitzGerald y Anthony Burgmans, han anunciado que mantendrán sus planes de reestructuración, lo que incluirá una revisión de los negocios de fragancias. En alimentos congelados han señalado que la reestructuración de la cartera de productos y el reposicionamiento de marcas están progresando positivamente.