El tratamiento UHT en la industria láctea celebra su 50 aniversario, combinado con los envases estériles de Tetra Pak, lo que permitió que la leche pudiese mantenerse con sus propiedades intactas durante meses.

Este sistema acercó la leche a todos los rincones de España, ayudando a que hoy en día cada ciudadano español beba 86,7 litros al año de leche de media, frente a los 59,8 litros al año que se consumían en los años 60.  

"La llegada del tratamiento UHT a España fue un punto de inflexión en la historia de la industria láctea, ya que permitió que la leche pudiera llegar a todos los rincones del país, manteniendo todas sus propiedades -color, textura, sabor y valores nutricionales- hasta 12 meses, sin necesidad de conservantes ni refrigeración", afirma Pablo Andina, director de Soluciones de Proceso de Tetra Pak Iberia.

Hay que recordar que el proceso UHT (de las siglas en inglés para Ultra High Temperature) consiste en calentar el producto durante 3 o 4 segundos a una temperatura de 137-150° C y, después enfriarlo rápidamente. De este modo, se eliminan las bacterias presentes, mientras que las sustancias nutritivas y su sabor original se conservan sin utilizar productos químicos o conservantes.

Si además, el producto se envasa en condiciones estériles y en un envase también estéril que protege el contenido de la luz y el aire, el resultado es un producto aséptico. Con la llegada del sistema UHT, se instalaron las primeras envasadoras que permitieron poner en marcha un completo tratamiento aséptico.