Carrefour ha remitido al Servicio de Defensa de la Competencia (dependiente del Ministerio de Economía) los preacuerdos alcanzados para vender los doce hipermercados de los cuales tiene que desprenderse por mandato gubernamental tras la fusión entre Pryca y Continente.

Los establecimientos en cuestión están en Avilés (Asturias), Algeciras (Cádiz), Málaga (Centro Comercial Alameda), Sevilla (C.C. Los Arcos), Burgos, Valladolid (C.C. Monasterio), Tarrasa, San Adrián y San Cugat (los tres en Barcelona), en la localidad madrileña de Alcobendas (C.C. La Vega), Murcia y Cartagena (C.C. Cartagena). La venta de estos hipermercados, que no comprende las galerías comerciales anexas, podría suponer a Carrefour unos ingresos estimados entre 450,76 millones de euros (75.000 millones de pesetas) y 480,8 millones de euros (80.000 millones de pesetas).

Seis de esos doce centros se los quedaría El Corte Inglés; uno de los cuales sería, según fuentes sectoriales el antiguo hipermercado Pryca del centro comercial sevillano de Los Arcos. Aunque fuentes del grupo presidido por Isidoro Alvarez han confirmado la existencia de esas negociaciones, no han concretado ni el número de centros que adquiriría ni el estado actual de las negociaciones.

El grupo Eroski, por su parte, sería otro de los interesados en la adquisición, que en su caso se trataría de cinco hipermercados. Fuentes de Eroski han confirmado, como El Corte Inglés, la existencia de conversaciones en curso (aunque no excesivamente avanzadas), toda vez que el grupo vasco, por sus propias características, no puede permanecer ajeno a una operación de esta envergadura.