AMDPress.- La Confederación General de las Pequeñas y Medianas Empresas del Estado Español (COPYME) tiene previsto presentar hoy, 28 de octubre, una denuncia ante el Servicio de Defensa de la Competencia por supuestas prácticas de competencia desleal de Carrefour, Alcampo, Mediamarkt y FNAC, consistentes en venta a pérdida de películas y otros productos videográficos.

Según COPYME, estas cadenas venden estos artículos por debajo de costes como gancho para atraer al consumidor a sus establecimientos. Esta práctica supone unos precios de entre un 20 y 30 por ciento menores a los del comercio minorista (jugueterías, tiendas de regalos, etc.) y videoclubs, lo que implica “desacreditar la imagen” de estos establecimientos y “desmoronar la solidez de un sector, ya afectado por la piratería”.

COPYME destaca que desde hace unos años, las películas han sustituido a los éxitos discográficos como gancho de las grandes cadenas de distribución de productos de gran consumo. Así, esta organización afirma que, en momentos y películas puntuales (por ejemplo, El Rey León o Matrix Reloaded), se pueden encontrar precios de 17 ó 19 euros para productos cuyo precio habitual sobrepasa los 24 euros, una estrategia comercial utilizada para atraer a los establecimientos a cierto público objetivo como padres con hijos pequeños o jóvenes, en el caso de las películas apuntadas. Si bien esta práctica es legal, desde COPYME se tiene la constancia, al menos en el caso de una de las cadenas denunciadas, de que estos precios suponen venta a pérdida.