El gasto en alimentación de los hogares españoles en el primer trimestre de 2000 superó los 1,62 billones de pesetas, según los datos elaborados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Esta cifra supone un ascenso del 3,5% respecto a los 1,56 billones de pesetas registrados en el acumulado enero-marzo de 1999. Mientras que en volumen el incremento registrado ha sido de un 1,2%, siendo las categorías de producto que mejor comportamiento han tenido las de platos preparados y frutas y hortalizas frescas. En valor, los segmentos que han registrado el mayor crecimiento en el primer trimestre han sido el de derivados lácteos, en primer lugar, con un tasa de variación positiva del 14,3%, a pesar de que su consumo ha descendido un 3,7%; el de zumos de frutas, que ha saldado el primer trimestre con un ascenso del 9,1%, y el de vinos con denominación de origen, con un incremento del 8,5%.