El sector de la franquicia alcanzó una facturación de 1,7 billones de pesetas en el año 2000, un 24,7% más que en el ejercicio anterior, mientras que las inversiones realizadas ascendieron a 627.000 millones, un 15,68% más, según el Informe de Situación del Sector de la Franquicia elaborado por la consultora Tormo & Asociados. El estudio, que se incluye por octavo año consecutivo en la Guía de Franquicias 2001, demuestra que la consolidación del sistema de franquicia en España ha alcanzado una excelente madurez. Según este informe, el número de franquicias y oportunidades de negocio ha pasado de 750 a inicios de 2000 a 940 en 2001, un 25,33% más. Cada enseña tiene una media de 43 establecimientos y el total de unidades de negocio, unas 40.875 ha crecido un 31,77%. Respecto al número de aperturas anuales, las expectativas apuntan a un crecimiento sostenido medio por encima de las 5.000, tras haberse situado a principios de este año en 9.856. Según el director general de Tormo & Asociados, Eduardo A. Tormo, “el año 2000 ha sido un año histórico, el de mayor crecimiento y consolidación de las empresas”. Esto se ha debido en gran parte a la incorporación y reincorporación al sector de cadenas muy implantadas. Las unidades de negocio que más facturan siguen siendo las del sector de hostelería y restauración, alrededor de 70 millones de pesetas de media, aunque también son los que mayor inversión exigen. Además, este estudio trata sobre las últimas novedades y tendencias en el sector en cuanto al e-commerce y e-business, y hace hincapié en la creciente internacionalización centrada sobre todo en Portugal e Iberoamérica.