El Tribunal de Luxemburgo ha dictado recientemente sentencia reconociendo que la obligatoriedad del embotellado en origen para los vinos de Rioja no es contraria a la libre competencia y está justificada, tanto para proteger la calidad de los vinos de la D.O. Ca. Rioja, como el derecho de los consumidores a obtener las máximas garantías de autenticidad. Con esta sentencia se cierra un largo contencioso, promovido por Bélgica a raíz de la supresión de la exportación de vinos a granel por parte de Rioja en 1993 y que ha enfrentado durante una década a comerciantes y productores. En este litigio, España ha estado apoyada por Portugal, Italia y la Comisión Europea, en tanto que la postura belga contaba con el apoyo de Gran Bretaña, holanda, Finlandia y Dinamarca.