Aral Digital.- La cadena de distribución británica Morrisons ha abierto las puertas de su nuevo centro de distribución regional situado en Bridgwater (Inglaterra), que ha supuesto una inversión cercana a los 100 millones de euros. La planta, que será gestionada por DHL, dispone de una superficie de 71.300 metros cuadrados.

No obstante, la compañía prevé incrementar la capacidad de estas instalaciones en los próximos meses antes de que esté funcionando a pleno rendimiento el año que viene. La plataforma suministrará productos a las 65 tiendas que Morrisons tiene operando en el suroeste de Inglaterra y en Gales, complementando el servicio que actualmente ofrecen otros cuatro centros más en esas zonas.

La planta de Bridgwater dispone de almacenes de mercancías para productos congelados, refrigerados y a temperatura ambiente, además de una unidad de recuperación de recursos, una zona de mantenimiento de vehículos y un aparcamiento. Morrisons empleará unos 220 tráilers y 100 unidades tractoras en las instalaciones.

El almacén incorpora tecnología de última generación destinado al ahorro energético, como por ejemplo la inclusión de paneles solares y el funcionamiento de fuente de iluminación LED. Por otro lado, una vez que el centro esté plenamente operativo, empleará a un total de 1.000 personas, de las cuales 750 serán puestos de nueva creación. El 65% de los empleos corresponderán a ciudadanos residentes en la zona.