AMDPress.- Según datos del Banco de España, los hipermercados serían los establecimientos, dentro del sector de la distribución al por menor, que han aplicado los mayores incrementos de precios en alimentos, aumentado su margen comercial un 2,5% en los últimos quince años, hasta situarlo en el 15,8%.

El banco emisor considera que los hipermercados “podrían estar aumentando sus márgenes y reduciendo su ventaja comparativa en precios de alimentos” frente a supermercados y las tiendas tradicionales. Esta situación estaría vinculada con las barreras administrativas de la legislación autonómica para conceder licencias de aperturas a las grandes superficies, que pueden estar eliminando la presión que supone la entrada de nuevos competidores.

Los hipermercados, que suelen beneficiarse de la diferencia de plazos entre el periodo de cobro de clientes y el de pago a proveedores, a quienes pagan en un promedio de 90 días (lo que les permite disponer de excedentes de tesorería considerables), están viendo reducido estos márgenes como consecuencia del uso cada vez más frecuente y extensivo de las tarjetas de crédito por parte de sus clientes y de las tarjetas de compra de los propios establecimientos, lo que ha motivado un aumento de sus periodos de cobro, a lo que se une además el cumplimiento de la ley sobre limitación de los plazos de pago a los proveedores de las grandes superficies.