AMDPress.- La empresa Mango ha tomado una serie de iniciativas para subsanar la contracción de consumo en Portugal, por lo que prevé el cierre de una tienda en el centro de Lisboa y ha bajado los precios, según informó recientemente a EFE Isaak Halson, responsable de la expansión internacional de la empresa.

Halson explicó que "en Portugal las ventas se estabilizaron pero globalmente hubo un aumento del 14%, lo que obligó a la empresa a bajar los precios en ese país, que tradicionalmente eran un 12% más caros que en España".

La equiparación de precios entre Portugal y España se inició en febrero lo que permitió una recuperación de las ventas y, al mismo tiempo, una caída de la rentabilidad.

La empresa textil llegó al país vecino en 1992, donde tiene 49 establecimientos a los que se sumarán las próximas dos aperturas en Viana do Castelo y en Ponta Delgada (Islas Azores). Los beneficios de Mango Portugal del año 2002 fueron de 65 millones de euros, frente a los globales de 950 millones.