AMDPress.- Con la inauguración ayer, 10 de enero, del nuevo centro logístico de Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona), la cadena de supermercados Mercadona da un paso más en el desarrollo de su red logística, clave para asegurar su crecimiento en el mercado español.

El nuevo centro logístico, inaugurado por el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, está situado a 45 km. de Barcelona y tiene accesos directos a la A-7, ocupa una superficie total de 150.000 metros cuadrados (de los que la superficie construida asciende a 70.000 metros cuadrados), e integra almacenes de productos no perecederos, de refrigerados y congelados, línea de pan, de carnes, pescado, y frutas y verduras. Con capacidad para mantener un tráfico medio diario de 500 camiones, suministra a los supermercados ubicados en las comunidades de Cataluña, Aragón, La Rioja y Baleares. En él trabajan unas 600 personas, de las que en torno al 50% son mujeres, y dispone de una guardería de 741 metros cuadrados, gratuita para los hijos de los trabajadores, en la que pueden estar 82 niños de 0 a 3 años en cada uno de los dos turnos. La puesta en marcha de la plataforma ha supuesto una inversión de 55,29 millones de euros (9.199,48 millones de pesetas).

La compañía presidida por Juan Roig dispone en estos momentos de centros logísticos en Ribarroja del Turia (Valencia), Antequera (Málaga) y Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona), aunque proyecta la construcción de dos nuevos centros distribuidores, semejantes a los que tiene, en los municipios de Ciempozuelos (Madrid) y Albatera (Alicante). En esta última localidad alicantina, donde posee un almacén, invertirá en el nuevo proyecto 54 millones de euros (9.000 millones de pesetas) durante este año, ya que se han iniciado las obras que podrían culminar a finales de año. Por su parte, el complejo situado en Ciempozuelos (Madrid), que abastecerá la zona centro, podría finalizarse en 2003, puesto que todavía se está negociando con la Administración.