El mercado de logística y transporte para el comercio electrónico tiene previsto un fuerte crecimiento de su volumen de negocio por el definitivo despegue del comercio electrónico en los próximos años, según indica una informe de DBK. Para el 2002 las expectativas indican que se podrían mover 480,8 millones de euros (80.000 millones de pesetas). Las empresas que prestan estos servicios se encuentran todavía en una fase de adaptación, al encontrarse España en los primeros estadios de evolución, superando su modelo tradicional de negocio para equiparase a las exigencias que presenta el nuevo canal de distribución.

La cifra del volumen de logística en Internet esperado para el presente año suponen 240,4 millones de euros (40.000 millones de pesetas), lo que significa que los resultados esperados para el 2002 multiplicaría esta cantidad por dos, alentados por las excelentes perspectivas de desarrollo que se presentan.

Durante el año 2000 el volumen de negocio del transporte y la logística se elevó a 102,17 millones de euros (17.000 millones de pesetas) superando ampliamente las cifras contabilizadas en 1998, que supusieron 8,71 millones de euros (1.450 millones de pesetas) o las superiores de 1999, 31,85 millones de euros (5.300 millones de pesetas), lo que muestra la positiva evolución que está manifestando el sector. A pesar de esto, en 2000 no ha alcanzado la cifra esperada, indicando que los resultados sólo han supuesto el 1% de la facturación global del conjunto de la industria de transporte de mercancías por carretera.

Dentro del ámbito de la industria del transporte, las empresas de mensajería y paquetería, y en menor medida, los operadores logísticos, son los que han mostrado una mayor orientación a la prestación de servicios para el comercio electrónico. Sin embargo, estas operaciones representan una parte muy poco significativa de las ventas de las empresas líderes, situándose en torno al 1%.

Tanto en 2001 como en 2002 las operaciones vinculadas al mercado B2B crecerán más que las de mercado B2C, de modo que en 2002 las primeras supondrán el 78% de volumen de negocio, es decir unos 375,63 millones de euros (62.500 millones de pesetas), todo motivado por la puesta en marcha de diversos marketplaces, junto al despegue previsto de las operaciones de compras o ventas a través de sitios web de empresas. El mercado B2C se verá penalizado por la cifra relativamente baja de usuarios particulares, aunque sigue una tendencia de fuerte crecimiento, y por la desconfianza que sigue existiendo entre amplias capas de población hacia el pago online.