AMDPress.- La Unión Europea ha llegado a un acuerdo comercial con Estados Unidos que protegerá las Denominaciones de Origen de los vinos europeos y ayudará a afianzar el mercado vinícola de los Estados miembros. Así, la administración estadounidense se compromete a aceptar las normas de etiquetado de la UE y a eximir a los Estados miembros de los nuevos requisitos de certificación que exige a los productos importados.

Además, el gobierno norteamericano propondrá al congreso que limite el uso y modifique la consideración de semigenéricos de 17 vinos europeos, como Borgoña, Champaña, Chablis, Chianti, Madeira, Málaga, Oporto, Jerez y Tokay. A cambio, la UE simplificará los requisitos de certificación de vinos norteamericanos y aceptará prácticas enológicas estadounidenses, aun si no se encuentran incluidas en las excepciones vigentes de los Veinticinco. Asimismo, Estados Unidos se compromete a intentar resolver cualquier problema bilateral relacionado con el vino a través de consultas informales a la UE.

Las dos partes han acordado comenzar una segunda fase de negociaciones que incluirá, entre otras cosas, un diálogo sobre indicaciones geográficas, la creación de un comité conjunto sobre cuestiones vitivinícolas y sobre cómo mejorar estructurar la cooperación internacional en este ámbito.

Este acuerdo viene tras más de 20 años de negociaciones intermitentes. Estados Unidos es el principal mercado para los vinos de calidad europeos y las importaciones de este producto en 2004 desde la UE a este país ascendieron a casi 2.000 millones de euros.