El secretario general de Agricultura y Alimentación, Carlos Cabanas, ha presidido el Consejo Asesor de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), donde se ha presentado el nuevo Plan de Control 2016, que incluye un Plan de Trabajo específico para comprobar la existencia y contenido de contratos alimentarios en los sectores agrícolas y ganaderos. El Plan de Control comprende tanto las actuaciones de oficio como las investigaciones derivadas de las denuncias que se reciban por parte de empresas u organizaciones.

En este contexto, AICA va a iniciar una campaña de inspección para controlar que los contratos de compra-venta entre productores y compradores se están firmando. El objetivo de esta campaña es comprobar que todas las transacciones comerciales que superen los 2.500 euros queden recogidas por escrito en un contrato alimentario. Para ello, la Agencia de Información y Control Alimentarios prevé realizar más de un millar de inspecciones.

Por otra parte, el Consejo Asesor ha presentado los datos de actividad de AICA durante el primer semestre de 2016. Se trata de la primera vez que se dan a conocer los datos específicos de este periodo y no las cifras acumuladas. Así, de enero a junio los inspectores de AICA han realizado un total de 1.129 inspecciones de oficio, de las que 283 corresponden al control del cumplimiento de la ley de la Cadena Alimentaria y 846 al control de las declaraciones realizadas por los operadores del sector oleícola. En concreto, se han llevado a cabo 109 inspecciones en el sector vitivinícola, 45 en frutas y hortalizas, 79 en aceite de oliva y aceituna de mesa, 48 en el sector lácteo y 2 en carne de pollo.

En este periodo, AICA ha tramitado 34 expedientes con propuesta de sanción. De ellos, 17 han sido por incumplimiento de los plazos de pago, 5 por no tener contratos, 15 por no enviar la documentación requerida y 2 por otros motivos, como no contener los contratos los extremos necesarios o por haber sido modificados unilateralmente.