La Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) se ha puesto a disposición de las autoridades sanitarias para colaborar y acelerar el proceso de vacunación contra el Covid-19 en cuanto haya suficientes dosis disponibles. 

La industria alimentaria cuenta con personal sanitario, propio y/o subcontratado (mutuas, servicios de prevención), por lo que se encuentra en situación de proceder a la vacunación de sus trabajadores, contribuyendo al incremento del porcentaje de población inmunizada y descargando a los servicios públicos de salud de estas tareas, permitiendo que se centren en otros colectivos.

Mauricio García de Quevedo: “Como industria comprometida, que junto al resto de la cadena alimentaria ha contribuido decisivamente a garantizar el abastecimiento de alimentos y bebidas a toda la población incluso en los peores momentos de la pandemia, creemos que es nuestra responsabilidad ponernos a disposición de la administración para acelerar este proceso”

Para la FIAB, colaborar y ayudar en el proceso de vacunación no solo contribuirá a acelerar la inmunidad en un porcentaje importante de trabajadores −la industria española de alimentación y bebidas da empleo a un total de 434.000 afiliados−, sino que permitirá al conjunto del sector continuar trabajando en el suministro de alimentos y bebidas a toda la ciudadanía.

“Como industria comprometida, que junto al resto de la cadena alimentaria ha contribuido decisivamente a garantizar el abastecimiento de alimentos y bebidas a toda la población incluso en los peores momentos de la pandemia, creemos que es nuestra responsabilidad ponernos a disposición de la administración para acelerar este proceso”, afirma Mauricio García de Quevedo, director general de FIAB.

En España, la industria de alimentación y bebidas fue declarada sector esencial desde el comienzo de la pandemia. Países como Alemania, Bélgica, Francia o Rusia ya han declarado a los trabajadores de la industria alimentaria como prioritarios en sus planes de vacunación, petición que también se ha trasladado en España al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.