ARAL Digital.- Alrededor de 4.000 empresas expositoras y 142.000 visitantes profesionales, a falta de confirmarse este último dato, son las cifras con las que Alimentaria 2012 ha clausurado su última edición. Josep Antoni Valls, director de Alimentaria, ha apuntado que la alimentación es uno de los motores económicos de nuestro país, con un 7,2% de aportación al PIB nacional y un 17,2 % al PIB industrial. La dieta mediterránea es su estandarte y durante el certamen ha confirmado su importante papel para combatir la obesidad. Esta es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, desde noviembre de 2010.

Josep Lluís Bonet, presidente de Fira de Barcelona y de Alimentaria, apuntó ya en la apertura del certamen que estaba previsto que éste alcanzará un impacto económico de entre 170 y 200 millones de euros, y ha subrayado el papel de Alimentaria, tan importante para las pymes españolas así como para su internacionalización.

Alimentaria 2012 ha aumentado un 20% su presupuesto de promoción exterior en una edición que ha contado, por primera vez, con la participación de Tailandia, Dubai y Suecia, siendo México el país invitado especial de este año.

La producción de la industria de la alimentación y bebidas supera los 80.700 millones de euros, y el sector supone un 7,6% del PIB español, a la vez que mantiene 450.000 empleados. Asimismo, esta industria está creciendo en mercados tradicionales de la Unión Europea (UE), pero también en el exterior, en mercados como Brasil, sureste asiático y Turquía, donde las exportaciones están creciendo de forma notable.