AMDPress.- El segundo mayor fabricante y comercializador de bebidas alcohólicas del mundo, Allied Domecq, ha registrado un beneficio bruto de 495 millones de libras (unos de 700 millones de euros) en el ejercicio 2002/2003, cerrado el pasado 31 de agosto. De igual forma, la facturación del grupo propietario de marcas como Ballantine's y Beefeater, entre otras, y de compañías como Bodegas y Bebidas ha crecido un 2%, hasta 3.410 millones de libras (cerca de 4.825 millones de euros).

En lo que se refiere al mercado español, Allied Domecq asegura que ha aumentado la cuota de mercado tanto del whisky Ballantine's como de la ginebra Beefeater, aunque las ventas se han resentido como consecuencia de la política de la distribución de disponer de menores stocks almacenados.

Por último, el consejero delegado del grupo, Philip Bowman, ha destacado que “nuestra diversidad geográfica geográfica, con mercados clave en México, Estados Unidos, Corea del Sur y España nos ha protegido frente a las crisis económicas locales y el buen comportamiento en Norteamérica ha compensado difíciles condiciones encontradas en la Eurozona”.