AMDPress.- Allied Domecq, segundo grupo de bebidas del mundo, ha obtenido una facturación de 1.794 millones de libras esterlinas durante el primer semestre de su año fiscal (del 1 de septiembre de 2002 al 28 de febrero de 2003), lo que representa un crecimiento del 5% (del 13% a tipo de cambio constante) respecto al mismo período del ejercicio anterior. De igual forma, el beneficio operativo fue de 319 millones de libras, con una subida del 2% (del 7% sin contar las variaciones de los tipos de cambio); mientras que el resultado antes de impuesto alcanzó los 256 millones de libras, un 2% más.

La compañía, con sede en Bristol (Inglaterra), explicó que las ganancias se deben a los buenos resultados económicos registrados en los mercados de Estados Unidos, Latinoamérica y Asia. Estos beneficios han compensado el efecto de factores negativos como la bajada de las ventas en España, consecuencia de “el cambio en la política de compras de los mayoristas”, según el grupo. Otros aspectos incluidos en ese impacto adverso han sido algunos cambios de divisas perjudiciales para la empresa y el incremento del coste de las pensiones.

Allied Domecq ha destacado el crecimiento de las marcas como resultado del incremento de cuota de mercado en las categorías más activas como el vodka, ron, licores de crema y vinos premium. De esta manera, la división Spirits & Wine ha aumentado un 16% su volumen de ventas, un 15% la facturación neta; mientras los vinos premium incrementaron un 7% la cifra neta de ingresos. Así, siete de las ocho marcas claves del grupo registraron un aumento de la facturación, con el licor Tia Maria y el ron de coco Malibu con alzas del 34% y 32%, respectivamente, en la facturación neta.

Además, el grupo comercializa productos como el whisky Ballantine´s, la ginebra Beefeater, el fino La Ina, los brandy Presidente, Don Pedro, Centenario, Fundador y Carlos I, así como los vinos de Bodegas y Bebidas y Marqués de Arienzo, entre otros.

La compañía, con sede en Bristol (Inglaterra), también ha resaltado los buenos resultados de la división de comida rápida (QSR), impulsada por la apertura de nuevos establecimientos. El negocio de Quick Service Restaurants, que incluye tiendas Dunkin'Donuts, Baskin-Robbins y Togo's, ha aumentado un 7% las ventas y un 14% los beneficios operativos.

Según el presidente ejecutivo de la firma, Philip Bowman, los ingresos se vieron favorecidos por la adquisición de nuevas marcas como el mencionado ron de coco Malibu o los vinos Montana. Para Browman, estos resultados son “excelentes” y reflejan las inversiones hechas durante los últimos tres años. En concreto, Allied Domecq dedicó 228 millones de libras a la división Spirits & Wine en los seis meses del ejercicio.