El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha presentado hoy la estrategia “Más Alimentos, Menos Desperdicio”, para la reducción y valorización de los alimentos desechados, en la sede del Ministerio.

Esta estrategia tiene la finalidad de fomentar la transparencia, el diálogo y la coordinación entre los agentes de la cadena alimentaria y las Administraciones públicas para desarrollar actuaciones que contribuyan a un cambio real en las actitudes, procedimientos de trabajo y sistemas de gestión que permitan limitar las pérdidas y el desperdicio alimentario.

En su intervención, Arias Cañete ha explicado las cinco grandes áreas de actuación en las que se basará el desarrollo de esta estrategia impulsada por el Departamento. El ministro ha reconocido que la estrategia se enfrenta a un gran reto como es “lograr la participación de todos los sectores de la sociedad”, involucrando en su elaboración y en su puesta en práctica a las Administraciones Públicas, empresas y operadores relacionados con la cadena alimentaria, así como asociaciones y la sociedad en su conjunto.

En relación con las fechas de consumo preferente y de caducidad, el ministro ha subrayado que “los criterios generales están armonizados en la Unión Europea y los Estados Miembros no podemos ir más allá”. Así, y en relación con la norma de calidad del yogur, Arias Cañete ha recordado que el pasado viernes se publicó un Real Decreto que deroga, entre otras cuestiones, la especificidad exigida al etiquetado de estos productos, en cuanto a la indicación de su fecha límite de venta.

La estrategia presentada por Arias Cañete se enmarca en una propuesta de resolución del Parlamento Europeo, de noviembre de 2011, que insta a los Estados miembros a que elaboren estrategias y medidas concretas para reducir a la mitad el despilfarro de alimentos hasta 2025, mejorar la eficiencia del sector y sensibilizar a la opinión pública. Según los datos facilitados por la Comisión Europea, en Europa se desperdician 89 millones de toneladas al año, 7,7 millones toneladas en España.