ARAL Digital.- Arla Foods, empresa comprometida con el cuidado al medio ambiente, ha reducido sus emisiones de CO² en más de 110.000 toneladas. Desde 2005, la empresa lleva a cabo una estrategia climática que le conducirá, en 2020, a reducir sus emisiones de CO2 en más de 350.000 toneladas en los procesos de producción, transporte y packaging. Su finalidad, es asegurar una producción de productos 100% naturales obteniendo un menor impacto medio ambiental en beneficio de los consumidores y de la sociedad.

Los principales objetivos de dicha estrategia son dirigir su negocio de una forma sostenible que asegure el correcto suministro de la materia prima, cumplir la actual y futura legislación y reducir el impacto medioambiental de sus productos lo máximo posible que permita a la vez a sus ganaderos y a la propia empresa, seguir siendo competitivos.

El transporte, la producción y el packaging son los tres focos fundamentales sobre los que la compañía está volcando sus esfuerzos para alcanzar sus ambiciosos objetivos medioambientales. Para ello, en el transporte utiliza biocombustible, entrena en conducción ecosostenible y realiza prácticas de mínimo consumo de gasolina. Además, utiliza las mejores y más eficientes rutas para que la emisión de CO2 sea menor.

También está realizando mejoras medioambientales en sus fábricas y en el transporte, reduciendo el impacto medioambiental con menos fábricas pero más eficientes. Al mismo tiempo, se encuentra trabajando para que sus camiones utilicen biogás e invirtiendo en vehículos de alta tecnología que emiten menos óxido nitroso y partículas contaminantes.

Respecto a la producción, cuenta con climatización sostenible en su fábrica de Brabrand y en sus fábricas de leche en polvo. También el Packaging está experimentando importantes cambios. La intención de la compañía es reducir la cantidad de packaging a utilizar, emplear materiales de bajo impacto medioambiental que, además, sean reciclables. Desde 2007 han utilizado más de 1.000 toneladas menos de plástico sólo en los envases de leche. Además, han reducido en 11 toneladas/año el plástico utilizado en las tapas de sus productos.