Aral Digital.- La compañía láctea Arla da un paso más en la reducción del impacto medioambiental con la pretensión de que su fábrica de Ashby en Leicestershire (Inglaterra) sea el segundo punto de los ocho en el Reino Unido en los que logre reducir a cero los residuos a los vertederos, después de conseguirlo en la fábrica de Settle el año pasado.

Len Eaton, coordinador de Ashby de Medio Ambiente, Salud y Seguridad, ha explicado que “queremos reducir nuestro impacto medioambiental y, desde hace algún tiempo, hemos tratado de terminar con los residuos que van al vertedero. Todo el mundo en la fábrica es ahora consciente de lo que puede ser reciclado y tienen la responsabilidad de garantizar que los residuos son clasificados para que puedan ser enviados directamente para su reciclaje o a una planta de selección donde se clasifican y se remiten a otras empresas especialistas en su reciclaje”.

Arla ha reducido en sus fábricas casi el 20% las emisiones de CO2 y el consumo de plástico ha descendido en más de 1.300 toneladas desde 2007. El director de operaciones de la fábrica de Ashby, Peter Carter, ha comentado que “como negocio, reconocemos la importancia de reducir al mínimo nuestro impacto en las emisiones de carbono tanto como sea posible y estamos plenamente comprometidos a reducirlo al máximo en el futuro”.