AMDPress.- El grupo vitivinícola Barón de Ley, con sede en Logroño (La Rioja), ha obtenido una facturación de 17,94 millones de euros en el primer trimestre de 2003, un 26,7% más que los 14,16 millones registrados en el mismo período del año pasado. De este total, 17,24 millones correspondieron a ventas de vino embotellado, con un incremento del 22,8% respecto a los tres meses iniciales de 2002. Por su parte, las exportaciones, con unos ingresos de 5,06 millones de euros, significaron el 28% de la facturación y crecieron un 15%.

El resultado neto refleja un beneficio de 4,8 millones de euros, un 13,8% más que en el primer trimestre de 2002. De igual forma, el resultado antes de impuestos ha alcanzado los 5,34 millones de euros, que representan una subida del 24%; mientras que el margen bruto de explotación se ha situado en el 43,3% de los ingresos. Asimsimo, durante estos tres primeros meses se ha generado un cash flow neto de 7,07 millones de euros, 1,09 millones más que el mismo período de 2002, representando el 39% de la cifra de negocio.

En el capítulo inversor, el grupo ha destinado 3,34 millones de euros a mejoras en las instalaciones productivas, en especial en las bodegas propiedad de la sociedad El Coto de Rioja.

En 2002, el Grupo Barón de Ley alcanzó unas ventas consolidas de 64,4 millones de euros, lo que significó un incremento del 12% respecto al ejercicio precedente. Asimismo, el resultado del año, después de impuestos, se sitóó en 19,7 millones de euros, un 16% más que en 2001. Por su parte, el EBITDA (beneficios antes de amortizaciones y provisiones) representa el 43% de las ventas.