AMDPress.- La bodega navarra Barón de Ley obtuvo un beneficio neto consolidado de 21,41 millones de euros durante el ejercicio 2003, lo que significa un incremento del 7,4% respecto al conseguido en el año precedente. Este resultado representa un margen sobre ventas del 28%, en tanto que el cash flow generado ascendió a 29,72 millones de euros, el 38,9% de la cifra de negocio, según informó la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La cifra de negocio del grupo ascendió a 76,27 millones de euros, un 18,4% más que la obtenida en el ejercicio anterior. Las ventas de vino embotellado se elevaron hasta 74,84 millones de euros, un 17% más, y representaron el 98,1% de la cifra de negocio. El 92,4% de estas ventas correspondió a crianzas, reservas y grandes reservas. Por su parte, las exportaciones crecieron un 8,7%, aportando el 25,7% de la facturación.

En 2003, Barón de Ley invirtió un total de 14,95 millones de euros, destinando un 27% de dicha cantidad a la adquisición de nuevas barricas y el resto a terrenos, plantaciones y maquinaria, entre otros. El resultado bruto de explotación (EBITDA) aumentó un 21,2%, hasta alcanzar los 33,6 millones de euros, mientras que la dotación para amortizaciones del inmovilizado, como consecuencia de las inversiones en las nuevas bodegas, creció un 21,9%, hasta 8,31 millones.

Por último, el descenso de los gastos financieros, que ya representan sólo el 1,5% de la cifra de negocio, provocaron que el resultado de actividades ordinarias creciese un 24,4%, hasta los 24,13 millones de euros.