El grupo Berlys, una de las primeras empresas españolas dedicadas a la producción de masas congeladas y pan precocido, mantiene su política de expansión. La empresa navarra, tras la compra a principios del presente año de la alicantina Dela Frío, acaba de cerrar un nuevo acuerdo para hacerse con las instalaciones productivas de la firma familiar sevillana Horno Don Panadero. Según fuentes de la compañía, se trata de un centro con seis líneas de producción, donde se elaboran especialidades y panes regionales precocidos, como el picado andaluz, sevillano, molletes, etc.