Desde que comenzara su andadura en 1963, Patatas Castillo ha sido referente de snack de calidad en Córdoba. Francisco y Juan, los hermanos detrás de la marca, han distribuido por esta provincia desde entonces su famoso paquete amarillo, con una gran ventana transparente que dejaba ver el producto para presumir de calidad y consistencia, argumento con el que llegaban a los establecimientos durante estos 60 años. Este verano 2021, junto con una renovación integral de las instalaciones y del equipo de dirección, la marca da el salto al resto de España.

Este cambio, que viene de la mano de la inminente jubilación, es posible gracias a la incorporación del grupo agroalimentario BicapitaL, quien se ha hecho con las riendas de la empresa, "con la condición moral (y obligatoria) de que sean sus propietarios actuales los que dirijan este cambio generacional y comercial hasta que alcance velocidad de crucero, lo que se espera para el último trimestre de este año", explican desde la compañía.

“Es el momento de ver cómo el cocinero de nuestro logo recorre miles de kilómetros por España”

“Es el momento de ver cómo el cocinero de nuestro logo recorre miles de kilómetros por España, manteniendo la calidad gracias a una producción controlada, basada como siempre en la disponibilidad de materias primas y el respeto a la receta original que se ha mantenido inalterada a lo largo de décadas” explica Lino Rivas, nuevo gerente de la empresa y encargado de los numerosos encuentros comerciales que se han mantenido desde finales del año pasado.

Junto al plan de expansión se acompaña un plan de marketing digital, con un desdoble de marca que hará coexistir la bolsa amarilla con una nueva gama de empaquetado verde que hace un guiño a la tierra desde la que se produce: Andalucía.