AMDPress.- Miquel Lladó, presidente-director general de Bimbo, prevé que este grupo alimentario obtenga una cifra de ventas al cierre del ejercicio en curso, en junio próximo, de unos 414 millones de euros, un 6,15% más que en el ejercicio 2002/03. Este crecimiento, en un mercado tan maduro como en el que se mueve la compañía, obedece a varios factores, según Lladó. En primer lugar, a la innovación permanente que realiza la compañía; a la apuesta por el liderazgo (que se traduce tanto en la innovación mencionada como en el tiempo y los recursos humanos y financieros que dedica a ello); y, sobre todo, a tener al consumidor como uno de los ejes fundamentales de la compañía, lo cual le permite conocer sus necesidades y satisfacerlas.

En este sentido, Anna Ferret, vicepresidenta de marketing de Bimbo, manifestó la preocupación de la empresa por investigar los mercados para conocer al consumidor y las tendencias del consumo, que están basadas en la preocupación por la salud, la búsqueda de placer y la conveniencia. Ferret comentó que en los dos últimos años Bimbo ha lanzado al mercado 40 nuevos productos que representan ya en torno al 10% de su facturación y que, además, han ayudado al crecimiento de la categoría en general.

Cuando se cierre el ejercicio en curso, Bimbo habrá invertido unos siete millones de euros en maquinaria y activos, y alrededor de siete millones y medio en publicidad y promociones. En este sentido, Bimbo está presente en Innoval, el área de presentación de nuevos productos de Alimentaria 2004, con dos nuevos productos: Semilla de Oro sin corteza, cinco cereales y semillas, y Goody, una nueva merienda infantil.

En estos momentos, Bimbo cuenta con 402 referencias de productos, que una red de 1.500 distribuidores (el 70% de los cuales son empleados de la propia empresa y el 30% son externos) reparten en unas 60.000 tiendas y establecimientos de toda España y Portugal. A este propósito, la compañía dispone de 51 delegaciones que actúan como plataformas logísticas.

Actualmente, Bimbo dispone de 12 fábricas en la Península Ibérica, de las cuales nueve son de pan, dos de pastelería (que antes fueron de Martínez) y una de tostado (ésta pertenecía a Ortiz). Como se sabe, en agosto de 2001, Bimbo fue adquirida por el grupo norteamericano Sara Lee, que para complementar la estrategia de Bimbo, adquirió desde entonces a Repostería Martínez y a Ortiz.