La compañía Bodegas y Bebidas ha registrado un beneficio neto de 2.501 millones de pesetas en 2000, lo que supone un incremento del 20% respecto al año anterior. La cifra de negocios consolidada se situó en 33.701 millones de pesetas, un 3% menos que en 1999, debido según la compañía al año “atípico” que ha vivido la Denominación de Origen Rioja, marcado por una caída del volumen y el coste de la uva de la cosecha de 1999. El crecimiento en los resultados, sin embargo, se debe a la estrategia desarrollada por la compañía de aumentar el peso de los productos de mayor valor añadido en el mix de ventas, lo que se ha reflejado en un incremento del 6% en las ventas de vinos de crianza, reserva y gran reserva.