Aral Digital.- La Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE) ha nombrado a Bosco Torremocha nuevo director ejecutivo, ejerciendo de representante e interlocutor institucional de la Federación. Entre los objetivos que se ha marcado Torremocha se encuentra la potenciación de la responsabilidad social del sector, abanderando el fomento del consumo responsable de bebidas alcohólicas, en el que la industria de bebidas espirituosas ha invertido en los últimos ocho años más de 20 millones de euros.

Bosco Torremocha García de la Rasilla es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. El nuevo responsable de FEBE lleva más de una década vinculado directamente al mundo del vino y las bebidas espirituosas, como consecuencia del desempeño de distintos cargos de responsabilidad en la Asociación de Exportadores de Jerez (ACES) y en la Federación de Bodegas del Marco de Jerez (Fedejerez), así como en la Asociación de Destiladores-Usuarios de Aguardientes de Vino.

En estos últimos años, ha representado los cargos de secretario general de la Confederación Española del Vino (2003), vicepresidente del Consejo Regulador del Brandy de Jerez (2005) y, últimamente, presidente del Grupo Consultivo de Bebidas Espirituosas de la Comisión Europea en nombre de la Confederación Europea de Productores de Bebidas Espirituosas CEPS (2008).

El nuevo director ejecutivo de FEBE ha repasado la “difícil” situación por la que atraviesa el sector. “Las previsiones para el cierre del 2010 no son muy halagüeñas y, aunque la caída es algo menor que en los dos años anteriores, hablamos todavía de un retroceso del 10%, que evidencia una situación complicada y preocupante para nuestro sector y otras industrias complementarias como la hostelería”.

Respecto al comportamiento de las ventas en los diferentes canales destaca el descenso en el consumo de todo tipo de bebidas espirituosas en hostelería, restauración y locales de ocio nocturno, principales canales de distribución del sector con un porcentaje conjunto del 70% de las ventas realizadas en España. El sector hostelero acumula una caída en torno a un 30% en los últimos dos años.

“Esta situación del sector hostelero preocupa doblemente a la industria de bebidas espirituosas”, comenta Torremocha. “Primero, por ser nuestro principal canal de ventas y, segundo, porque es el entorno donde tradicionalmente se da mayor responsabilidad en el consumo de bebidas alcohólicas”.

Para el próximo año, el nuevo director ejecutivo de FEBE confía en una recuperación del consumo o en el mantenimiento de las cifras del actual ejercicio, que se cerrará con un volumen de 202 millones de litros por un valor de 7.000 millones de euros.

La subida del IVA en dos puntos -pasando del 16% al 18%- a partir del pasado 1 de julio, ha afectado aún más al consumo anulando las buenas previsiones de ventas a través del canal hostelero en los meses de verano por el aumento turismo. En este contexto, “cualquier nueva subida impositiva sería un golpe muy duro cuyos efectos serían difícilmente asumibles por muchas empresas asociadas, especialmente por las pequeñas y medianas empresas que han sido las más castigadas por la crisis”, comenta el nuevo director ejecutivo de FEBE.

En la actualidad, las bebidas espirituosas sostienen cerca de 205.000 puestos de trabajo, entre los directamente imputables a la industria (10.000) y los vinculados dentro de la hostelería, la restauración y el ocio nocturno, entre otros subsectores. El ajuste obligado de puestos de trabajo que se produjo a lo largo de 2009 se ha mantenido durante los nueve primeros meses del 2010. Esta situación “podría agravarse notablemente ante cualquier nueva subida impositiva”, indican fuentes de FEBE.