AMDPress.- La Comisión Europea, al igual que las autoridades americanas, ha dado luz verde a la compra de la cervecera alemana Beck por parte de la belga Interbrew, al considerar que “la operación no plantea problemas a la libre competencia” en Europa. Aunque durante la investigación realizada por Bruselas, en la que se analizó especialmente los mercados del Reino Unido, Bélgica, Holanda e Italia, se detectaron “algunos solapamientos en la producción y suministro de cerveza, especialmente del tipo “premium larger”.

El Ejecutivo comunitario explica en un comunicado que surgieron “algunas dudas” sobre las repercusiones de la operación, especialmente en el Reino Unido, país en el que Scottish & Newcastle, la principal cervecera británica, se encarga de al distribución de al cerveza Beck's. Pero finalmente este problema se ha solventado con el compromiso de Interbrew de modificar su acuerdo con Scottisch & Newcastle.