Aral Digital.- Cabreiroá ha invertido 4,5 millones de euros para renovar su planta industrial. Esta cifra viene a sumarse a los más de 12 millones que la empresa ha invertido desde 2004 con el objetivo de incorporar los últimos avances tecnológicos en su planta industrial y situarse a la vanguardia del sector en todas sus instalaciones.

A comienzos del año, la planta se ha equipado con una nueva línea de vidrio, de modo que aumenta significativamente su capacidad de producción. Además, se han llevado a cabo nuevas incorporaciones tecnológicas en la línea de pet que no sólo aumentan su rendimiento sino que permiten una mayor versatilidad de formatos y agrupaciones, algo que se ha materializado recientemente con el lanzamiento del nuevo pack familiar de 10 unidades de 33 cl. con tapón Sport. Este envase innovador cuenta con grandes ventajas, tanto por la comodidad de su tapón Sport como por la facilidad de su almacenaje.

Paralelamente al proceso de modernización de la planta, Cabreiroá ha cambiado la imagen en sus formatos pet, respondiendo a la necesidad de lograr una identidad unitaria entre el vidrio y el pet, de modo que ambos se asocien claramente con la marca.

El concepto se basa en destacar la frescura y pureza del agua a través de la inserción de imágenes en las etiquetas, idea que ha obtenido un gran éxito desde su implantación en los envases de vidrio y que responde al lema de la marca, El Agua de la Tierra del Agua. Estas estampas, al igual que en el caso del vidrio, se renovarán cada cuatro meses. La nueva imagen afecta a todos los formatos de pet de la marca, de 1,5 litros, 50 cl. y 33 cl. (en su formato habitual y tapón Sport).

En todo este proceso de renovación, Cabreiroá ha conseguido importantes ventajas medioambientales, reduciendo significativamente el consumo de energía y agua y minimizando el uso de productos de lavado.

Cabreiroá ha cerrado el ejercicio 2006 con una facturación de 7,9 millones de euros, con un incremento de un 27% respecto al año anterior. La compañía, que cuenta con una fábrica en Verín (Ourense), pertenece a Hijos de Rivera, que se hizo con el 100% de su accionariado en junio de 2006.