AMDPress.-El resultado neto atribuido a la sociedad Campofrío en el primer semestre de este año ha sido de 3,6 millones de euros (599 millones de pesetas), lo que supone un retroceso del 71,8% respecto al mismo periodo de 2000. Según la compañía, este descenso es “consecuencia de los menores resultados extraordinarios por venta de activos materiales no estratégicos, los mayores gastos financieros que han implicado las adquisiciones de Omsa Alimentación y Grupo Navidul, así como de las provisiones extraordinarias realizadas tras la salida del perímetro de consolidación del grupo de las filiales Campoaustral (Argentina) y Agrocarne (República Dominicana)”.

Sin embargo, el volumen de negocio neto consolidado del grupo entre enero y junio fue de 730 millones de euros (121.462 millones de pesetas) y el resultado neto de explotación ascendió a 13,9 millones de euros (2.138 millones de pesetas), lo que representa ascensos del 51,6 y 113%, respectivamente respecto al primer semestre de 2000. En cuanto al beneficio bruto operativo (Ebitda) creció un 56,8%, hasta los 37,6 millones de euros (6.253 millones de pesetas).

En este semestre, la trayectoria de Campofrío se ha visto condicionada “por la persistencia de la tendencia alcista del precio del porcino”. En la primera mitad de este año, los precios medios de esta materia prima han alcanzado las 239 pesetas por kilo, frente a las 171 pesetas del año 2000, lo que supone un incremento del 40%, porcentaje que llegó a alcanzar picos de hasta el 63% en momentos puntuales.

En el plano internacional, la compañía también destaca “la importante recuperación de resultados de la filial rusa CampoMos, que reafirma y consolida la tendencia positiva de los últimos meses”.