Aral Digital.- Grupo Campofrío ha obtenido una facturación, durante el último ejercicio, de 968 millones de euros, que representa un crecimiento del 12%. Asimismo, ha elevado un 7% su beneficio neto durante el último ejercicio, alcanzando una cifra de 32,2 millones de euros.

Estos resultados han sido “satisfactorios para la empresa, teniendo en cuenta las circunstancias que han concurrido en 2007, con una primera parte del año positiva pero que, tanto en los meses de verano, como en el último cuatrimestre se ha producido un deterioro de la economía en general y de la del consumidor en particular”, apunta Pedro Ballvé, presidente del Grupo.

La estrategia de la compañía, orientada hacia el respaldo al negocio base y la innovación tanto en el negocio tradicional como en nuevos productos y canales alternativos, ha permitido a la empresa mejorar su EBITDA en un 5%, hasta los 90 millones de euros. Si se tienen en cuenta los efectos de la optimización de la estructura acometida en la división Iberia a lo largo del año, el EBITDA ha alcanzado los 93,7 millones de euros al cierre de 2007, lo que representa un incremento del 9% sobre 2006.

La división de Iberia ha vuelto a impulsar el negocio del Grupo, con unas ventas de 803 millones de euros, un 3% más que el año anterior. La contribución del área de exportación en 2007 también ha sido relevante, con una cuota de aproximadamente en exportación de productos cárnicos del 20%.

Dentro de esta misma división, cabe destacar, también, los buenos resultados de la Unidad de Frescos, que en 2007, su primer año, ha aportado al Grupo un EBITDA de 2,2 millones de euros. El positivo funcionamiento de esta unidad hace prever que, a medio plazo, siga contribuyendo al crecimiento del Grupo.

En esta línea, y debido a estos resultados satisfactorios y a un futuro de grandes expectativas, “el Grupo ha invertido 20 millones de euros en una fábrica nueva en Burgos, que se prevé que esté operativa el próximo mes de septiembre” comenta Pedro Ballvé.

Respecto al área internacional, la presencia de Campofrío en Rusia ha mejorado sus niveles operativos, al mejorar su EBITDA en un 48%, hasta los 5 millones de euros de resultados negativo, el cual incluye unos 900.000 euros negativos correspondientes al inicio de la operación de las granjas, inversión que a partir de 2008, reportará importantes ventajas a la filial rusa con el autoabastecimiento de, aproximadamente, el 35% de sus necesidades de porcino.

La posición del Grupo en el mercado rumano se ha visto reforzada, tras cerrar 2007 con un EBITDA de 5,8 millones de euros, un 12,4% más que en el ejercicio precedente.

La compañía, además, prosigue, presentando novedades como el lanzamiento de una nueva serie de productos para inmigrantes, una categoría con la marca Campofrío pero adaptada a la tierra de estos colectivos “algo que demandaba tanto el consumidor inmigrante como el canal”.

Pedro Ballvé ha comentado que los pronósticos para el presente año son buenos, “pero me preocupa más 2009 que 2008, ya que en este último año hay una tendencia y ratios muy sanos. La incógnita es saber si en 2008 seremos capaces de sustituir palancas generales que hasta ahora habían tirado de la economía por otras que impulsen nuestro crecimiento económico sin destruir empleo”. Asimismo, ha puntualizado “adaptaremos las decisiones operativas de la compañía a las circunstancias para vender y ganar más”.