AMDPress.- La empresa de fabricación de frutos secos, aperitivos y snacks Casa Pons (Importaco) dispone de diversos laboratorios donde se supervisan y controlan los productos a lo largo de toda la cadena de producción además de un auditor que trabaja con los proveedores en origen para asegurarse de la calidad y seguridad del producto.

Uno de los primeros pasos consiste en analizar el producto en el laboratorio de materias primas. En éste, la compañía asegura la calidad de los suministros realizando controles de calibre, materias extrañas, insectación, porcentaje de humedad y micotoxinas. Seguidamente, en el laboratorio de microbiología se inspecciona la calidad higiénico sanitaria y microbiológica, verificando al mismo tiempo la eficacia de las operaciones de limpieza y desinfección. A continuación, en el dedicado al producto elaborado se determinan el calibre, la humedad, el contenido de sal y defectos.

Por otra parte, en el laboratorio de análisis sensorial se llevan a cabo estudios de vida útil de los productos. Finalmente, en la sala dedicada al producto envasado se analiza la concentración de oxígeno residual en el interior de los envases y se realiza el control de etiquetado, peso y defectos.

Fundada por Francisco Pons Martí, Importaco está consolidada como una de las empresas líderes del sector de los frutos secos a nivel nacional con una comercialización anual superior a los 50 millones de kilos. En la actualidad, cuenta con 6 factorías ubicadas en la provincia de Valencia y una en Polonia que suman un total de 53.000m2 dedicados a la elaboración de los productos Casa Pons.