ARAL Digital.- Casa Tarradellas se encuentra construyendo una fábrica para recuperar y reutilizar los recortes de material PET, que actualmente se producen en sus líneas de envasado, aplicando la tecnología más innovadora. La planta de 3.700 m2 será independiente y estará diseñada con la única función de recuperar los recortes de plástico generados en el proceso de envasado de la compañía. La inversión estimada, de más de 10 millones de euros, generará 10 nuevos puestos de trabajo, en una primera fase.

El material que se recupere de las plantas próximas, una vez limpio y esterilizado, se co-extrusionará entre dos capas de plástico virgen y se utilizará para envasar nuevos productos. Además a diferencia de otras plantas de recuperación de envases, el material recuperado es 100% trazable, ya que proviene en origen de la propia compañía. Este punto aporta todavía un mayor índice de seguridad alimentaria a los productos elaborados por Casa Tarradellas. En estos momentos el envase de pizzas utiliza ya el 20% de PET recuperado y con la nueva apuesta tecnológica Casa Tarradellas se fija el objetivo de llegar entre el 30% y el 70% del envasado final según la tipología de producto.

La puesta en marcha de este centro de recuperación de PET significa un paso más en la política medioambiental de la compañía, que desde 1998 tiene la ISO 14000 - certificación ISO en materia ambiental- y desde el año 2000 está acreditada con la certificación EMAS, una de las certificaciones con mayor nivel de exigencia desde el punto medioambiental, totalmente voluntaria y que en estos momentos sólo tienen 132 organizaciones agroalimentarias a nivel mundial.