AMDPress.- Casa Tarradellas ha iniciado la actividad de su nueva planta de platos refrigerados en el polígono Mas Galí de Gurb, en Osona (Barcelona). Esta factoría, permitirá a la firma, en una primera etapa, incrementar la capacidad productiva de su producto estrella: la pizza refrigerada. Con estas nuevas instalaciones, cuya construcción se inició en enero de 2002, la firma catalana espera consolidar su liderazgo en este segmento, en el que cuenta con el 81% de cuota de mercado.

Este proyecto ha supuesto una inversión de 30 millones de euros y contará con ocho línea de producción, de las que en esta primera fase se han puesto en marcha la mitad.