AMDPress.- El grupo confitero Chupa Chupsha cerrado con pérdidas el pasado año, tras reducir su facturación cerca del 10% respecto a los 414,2 millones de euros ingresados en 2001. Este resultado negativo se suma al alcanzado entonces, cuando las ventas cayeron (-2,4%) por primera vez en la última década.

Este retroceso en las ventas y los costes derivados del plan de reestructuración ha provocado una cifra final de pérdidas, que ha derivado en una ampliación de capital para estabilizar el endeudamiento. La familia Bernat, propietaria de la firma, ha tenido que aportar la marca Chupa Chups para suscribir parte de este nuevo capital.