ARAL Digital.- El Grupo Codorníu, como empresa involucrada en la iniciativa ‘Wineries for Climate Protection’, está llevando a cabo un proyecto centrado en mejorar su sistema de riego con el objetivo de reducir tanto el consumo de agua como de energía eléctrica.

Hasta ahora la compañía debía bombear el agua para llevarla a las parcelas de cultivo, generando así un alto gasto energético. Por su parte, con este nuevo sistema, el agua llegará por presión natural al ser entubada desde el origen hasta la parcela haciendo innecesario el bombeo, según explican fuentes de la compañía. Esto supondrá no solo un ahorro energético que se prevé alcance los 2.700 MW anuales, lo que significa una reducción de la huella de carbono de hasta 1.435 TM de CO2, sino que además, se verá reducido el consumo de agua, ahorrando hasta un 15% al evitar fugas y pérdidas de distribución.

Codorníu, junto con otras grandes bodegas españolas, es empresa promotora de ‘Wineries for Climate Protection’ una iniciativa de la FEV (Federación Española del Vino), en colaboración con FIVIN/VIMAC (Fundación para la Protección de las Viñas, el Medio Ambiente y los Consumidores) y Alimentaria Fira de Barcelona que busca soluciones y mejoras en el campo de la protección medioambiental para paliar y adaptarse a los efectos del cambio climático, con el compromiso de reducir en un 20% las emisiones de CO2 para el año 2020.