El sector cárnico, representado por la Confederación de Organizaciones empresariales del Sector Cárnico de España (Confecarne), ha manifestado "su más absoluta repulsa, preocupación y malestar" ante los graves acontecimientos acaecidos en Francia estos días pasados cuando grupos violentos de ganaderos de ese país han atacado al menos tres camiones con más de 60 toneladas de carne de porcino de empresas españolas, "amenazando gravemente a los conductores de las empresas transportistas e hiriendo a dos de ellos -que han requerido de asistencia médica- y destruyendo la mercancía".

Desde Confecarne señalan que "es totalmente intolerable que en el ámbito de la Unión Europea y el Mercado Único se actúe de forma delictiva, utilizando de nuevo la violencia contra las personas, las amenazas y la destrucción de mercancías de operaciones comerciales completamente amparadas por la normativa comunitaria, escondiéndose en la supuesta defensa de intereses sectoriales franceses".

Confecarne ha apuntado que "una vez más se ataca a la esencia de la Unión Europea, impidiendo el libre comercio y el funcionamiento del Mercado Único, por lo que rechaza de forma tajante esta nueva actuación violenta por parte de operadores franceses contra empresas cárnicas españolas, y pide al Gobierno de España la máxima firmeza en la queja ante las autoridades francesas y la Comisión Europea sobre estos hechos, así como en la depuración de las responsabilidades que se deriven de los mismos, exigiendo que se ponga a los responsables a disposición de los tribunales y se reparen los daños y perjuicios causados a las empresas españolas".

La Confederación empresarial cárnica ha manifestado su agradecimiento "a la Administración española su disposición y coordinación con el sector para la gestión de estos problemas ante las autoridades francesas y comunitarias, a la vez que exige que no se vuelvan a repetir estas actuaciones violentas contra intereses de nuestro país y que se garantice la seguridad de nuestras empresas y de nuestras producciones".