Congalsa cerró 2020, el año marcado por la pandemia, con una facturación de 101 millones de euros. Esta cifra, que supera en 18 millones a la alcanzada en 2019 se explica, principalmente, por la adquisición de la firma lusa Sulpasteis, que Congalsa formalizó en febrero del año pasado.

Normalmente, Congalsa hacía públicos sus resultados en el transcurso de una gala anual de presentación de objetivos para el año entrante, que en este 2021 ha sido cancelada debido a las actuales restricciones sociosanitarias. En su lugar, la empresa ha divulgado un vídeo corporativo de forma interna a todos sus trabajadores, en el que también se hacía público el nombre de la persona
ganadora del Premio Ramón Doval.

Este premio, que debe su nombre al anterior director de Relaciones Externas de Congalsa -jubilado en 2018-, alcanza este año su octava edición. El premio, a lo largo de este tiempo se ha convertido en todo un símbolo de reconocimiento a la persona que mejor representa los valores corporativos que la compañía quiere promover entre sus trabajadores: compromiso con la empresa, respeto por las personas, orientación al cliente externo e interno, eficiencia, integridad y ética empresarial, trabajo en equipo, orientación a la mejora continua, innovación, actitud positiva y respeto por el medio ambiente.

En este 2021, el premio ha recaído en Ana Rey Novío, que forma parte del departamento de Recursos Humanos de la empresa. Lo más significativo de este premio es que lo conceden los propios trabajadores de Congalsa en una votación efectuada en dos rondas.