Congalsa lanza al mercado una línea de fileteados de bacaladilla congelados procedentes de las costas gallegas y del Cántábrico bajo la marca Ibercook Fun Food.

La empresa elabora esta referencia teniendo en cuenta que seguridad alimentaria, calidad y servicio son los factores que más valora el consumidor a la hora de comprar productos del mar congelados. “Pero también destaca la creciente importancia del origen del producto, siendo la pesca de proximidad o pesca del día, uno de los elementos que trasmite mayor confianza entre los consumidores”, precisa Julio Simarro, director comercial y de marketing de la empresa.

La importancia de la salud y la comodidad

La pandemia ha hecho que el pescado esté más presente que nunca en los hogares españoles, conscientes de las ventajas nutricionales de una dieta que incorpore al menos tres porciones a la semana. Los beneficios del consumo de pescado para el sistema inmunológico y la salud cardiovascular, son algunos de los argumentos a favor de incrementar el consumo de productos del mar.

La nueva gama de Congalsa tiene una propuesta de valor clara; pescados frescos de proximidad seleccionados, limpios y ultracongelados pocas horas después de su captura. Especies de alto valor biológico que preservan todas las propiedades nutritivas, frescura y sabor, alargando su conservación gracias a la congelación.

El formato elegido por Congalsa para sus filetes de pescado ofrece todas las comodidades tanto en el momento de la compra como en el de consumo. Sin colas de espera en la pescadería, fácil de almacenar en casa y listos para cocinar, minimizando los desperdicios y olores.

Otro factor relevante es la prevención frente a la anisakiasis ya que la ultracongelación es el proceso que ha demostrado máxima efectividad en la eliminación del parásito.