AMDPress.- Tras la presentación ayer 3 de junio por parte del Consejo Rector de la cooperativa cárnica Copaga de un expediente de suspensión de pagos en el Juzgado número 3 de Lleida con un pasivo de 57 millones de euros y un activo de 99 millones de euros, la Federación de Cooperativas Agrarias de Cataluña (FCAC) ha asegurado que "se trata de una medida de protección de la empresa, necesaria para garantizar su continuidad, así como el servicio a sus asociados".

La segunda cooperativa agropecuaria catalana por volumen de facturación atribuye la medida a la ejecución de un crédito de 1,8 millones de euros. Josep Antón Arnó, director general de Copaga ha indicado que la empresa ha tenido que presentar el expediente de suspensión de pagos "técnico" por la falta de apoyo de una entidad bancaria y por culpa de los desfavorables precios del porcino en 1998 y la crisis de las dioxinas que afectó a los pollos.

El 87% de las deudas afectadas por la suspensión están repartidas entre una quincena de entidades bancarias, siendo los primeros acreedores Multicaja, BBVA, La Caixa y el Instituto Catalán de Crédito Agrario, y el resto en su mayoría son multinacionales. La cooperativa presentará esta misma semana su plan de viabilidad, que podría contemplar un expediente de regulación de empleo.