En línea con el objetivo de aportar salud a través de la alimentación al mayor número posible de personas, Danone ha implementado, a nivel mundial y desde el pasado mes de octubre, seis compromisos nutricionales con un plan de trabajo desde hoy hasta el año 2020.

Jérôme Boesch, presidente y consejero delegado de Danone, explica que "Danone nació hace casi 100 años con el fin de contribuir a mejorar la salud de las personas. Por ello, trabajamos desde entonces para adecuar nuestros productos a los retos nutricionales y de salud de la sociedad, en línea con las recomendaciones de las sociedades científicas y los organismos sanitarios. Los compromisos nutricionales que presentamos hoy son el resultado de un importante esfuerzo corporativo y una guía que marcará las actuaciones que llevaremos a cabo sobre nuestro portfolio en los próximos años".

En los últimos años, la compañía ha trabajado en la reducción del contenido en grasas y azúcares añadidos, reformulando en España cerca del 60% de su volumen de venta de las referencias con azúcar añadido.

Entre sus objetivos de cara a 2020, está que todos sus productos lácteos fermentados de consumo diario (las familias de Activia, Actimel, Danacol, Vitalinea, Densia, Mi Primer Danone, Danonino y la gama de yogur básico) serán bajos en grasa (máximo 2,5% M.G.); reducirá un 22% el azúcar añadido de sus productos lácteos fermentados de consumo diario; además, el aporte energético del 90% de la gama estará por debajo de 100 Kcal por 100 gramos de producto.