AMDPress.- El Tribunal de Defensa de la Competencia ha decidido archivar la denuncia que la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) presentó contra el grupo Koipe por una presunta connivencia en la fijación de precios de sus productos con las empresas de distribución.

El Tribunal no ha entrado ni siquiera a analizar el fondo del asunto, sino que ha decidido desestimar y archivar el caso con el argumento que el expediente había caducado en su fase de instrucción en el Servicio de Defensa de la Competencia.

La denuncia de la OCU se basaba en un supuesto acuerdo del Grupo SOS para sus marcas de aceite de oliva, de mayo de 2002, por el que fijaba un precio de venta único en toda España para su marcas, rechazando el suministro de sus productos a las centrales de compra que no aceptasen sus exigencias.

A la resolución del Tribunal se ha opuesto un voto particular del vocal Antonio Castañeda, que argumenta que una denuncia como la de la OCU, que afecta al interés público, no está afectada, de acuerdo con la Ley de Defensa de la Competencia, por plazos de caducidad.