Aral Digital.- Deoleo ha cerrado el tercer trimestre del año con un beneficio neto de 11,5 millones de euros, lo que supone una mejora de casi 25 millones respecto a las pérdidas del tercer trimestre de 2010, que fueron de 13,4 millones. Entre julio y septiembre año se ha constatado una recuperación de la actividad tanto en ventas como en márgenes, tal y como indica la antigua SOS Corporación Alimentaria. Aun así, la facturación ha sido de 852,4 millones de euros, un 6,5% por debajo de la cifra del mismo periodo de 2010, debido al descenso del precio del aceite de oliva en origen.

Por su parte, el beneficio bruto de explotación (EBITDA) ha descendido un 23,8% respecto al ejercicio anterior, hasta los 59,8 millones de euros, algo que la compañía atribuye a la merma de la rentabilidad en el área de semillas -debido a los elevados precios en origen- que arrastra desde el inicio del año.

No obstante, Deoleo destaca un “cambio de tendencia” debido al buen arranque de la campaña del girasol que, junto a las medidas de eficiencia que se están implementando en el grupo motivó un aumento de la rentabilidad en el tercer trimestre, con un margen de EBITDA sobre ventas del 8,1%.

Así, Deoleo prevé cerrar el año 2011 con una facturación de 1.048 millones de euros y un EBITDA de 85 millones. Por su parte, la deuda se reducirá previsiblemente hasta los 686 millones. A 30 de septiembre de 2011, la deuda financiera neta de Deoleo era de 700 millones de euros, lo que supone un recorte de 176 millones respecto al trimestre anterior.

Asimismo, el cierre de la venta de la división arrocera a Ebro Foods y del traspaso de Acyco a Hojiblanca generarán unos ingresos de 23 millones de euros. Por lo tanto, la disminución total de deuda en el trimestre será de unos 200 millones como consecuencia de la caja recibida y de la subrogación de deuda financiera de los negocios vendidos.