AMDPress.- La compañía británica Diageo, líder mundial en el sector de las bebidas alcohólicas, registró una facturación de 5.428 millones de libras en el segundo semestre de 2002, su primero contable, un 16% menos que en el mismo período del año anterior. Estas cifras han derivado en unas pérdidas anunciadas de 208 millones de libras.

Este resultado ha estado además motivado por la venta de Burger King y la crisis de algunos de sus principales mercados. Según Diageo, la operación de Burger King ha supuesto una pérdidas de 1.395 millones de libras; mientras que en la división de bebidas, Diageo (fabricante de marcas como el vodka Smirnoff, el licor Baileys o la cerveza Guinness) el presidente de la compañía, Paul Walsh, ha subrayado las actuales condiciones del mercado son "difíciles", particularmente en Latinoamérica y algunos países de Europa.

Pese a ello, Walsh destaca que "Diageo tiene el tamaño, el alcance geográfico y las marcas necesarias para hacer frente a ese desafiante panorama con confianza". Asimismo, se mostró esperanzado en que las ventas de la compañía aumenten durante el segundo semestre de este ejercicio, siempre que no se produzca "un cambio significativo en las tendencias del mercado". Sin contar las pérdidas ocasionadas por la venta de Burger King, la firma ha registrado un beneficio antes de amortizaciones y tasas excepcionales de 1.295 millones de libras, un 5% más de lo alcanzado en el mismo período de 2001 (1.228 millones).