La multinacional británica Diageo, formada por las empresas Guinness-UDV, Burger King y Pillsbury, alcanzó en el primer semestre de su ejercicio, hasta el 31 de diciembre de 2000, una facturación de 6.842 millones de libras esterlinas (unos 1,61 billones de pesetas), con un incremento del 4% sobre el mismo periodo de 1999. El beneficio operativo creció un 11%, hasta los 6.842 millones de libras esterlinas (unos 291.284 millones de pesetas). Unas cifras, que según el presidente de la compañía, Lord Blyth, “se deben sobre todo a los magníficos resultados obtenidos por el negocio de las bebidas espirituosas. Es la tercera vez que registramos un crecimiento en el beneficio operativo de dos dígitos, lo que nos permite seguir mirando al futuro con optimismo”.