ARAL Digital.- Ebro obtuvo un beneficio neto de 67,2 millones de euros durante el primer semestre de 2012, lo que representa un 19,1% más que en el mismo período de 2011. El importe neto de la cifra de negocio, impulsado fundamentalmente por la incorporación de los nuevos negocios, se situó en 1.012,8 millones de euros, un 20,6% más que en el primer semestre del ejercicio anterior. Los parámetros operativos también experimentaron un importante crecimiento. El EBITDA o resultado bruto de explotación creció un 14,7%, hasta alcanzar los 134,3 millones de euros. El EBIT o resultado neto de explotación alcanzó los 106,3 millones de euros, un 14,2% más que el registrado en los seis primeros meses de 2011. El endeudamiento final de la compañía se situó en 360 millones de euros, reduciendo en casi 30 millones de euros la deuda registrada a cierre del ejercicio 2011.

Este saneado balance permite disfrutar a la compañía de una cómoda posición dentro del difícil contexto financiero que estamos viviendo, así como estar en disposición de acometer nuevos proyectos de carácter orgánico o inorgánico. En un entorno marcado por la contracción del consumo, la compañía vuelve a mostrar una positiva evolución en sus resultados consolidados fruto de la exitosa integración de los negocios adquiridos en el ejercicio 2011, una relativa estabilización en el mercado de materias primas, la plena operatividad de la planta arrocera de Memphis, la satisfactoria evolución de los negocios europeos, la buena aceptación de los últimos lanzamientos y la equilibrada diversificación geográfica. En este sentido, un 54,5% del EBITDA de Ebro se genera en Norteamérica, un 43% en Europa, del que un 5,5% corresponde a España y un 2,5% en el resto del mundo.

Por líneas de negocio, el arrocero evoluciona satisfactoriamente apoyado en el buen comportamiento de las marcas tanto europeas como norteamericanas, y la incorporación de los negocios arroceros de SOS, que contribuyen con 13 millones de euros al total del EBITDA de la división. Los últimos lanzamientos en el segmento estadounidense de los congelados continúan ampliando su participación de mercado y en España, Brillante Sabroz está obteniendo una importante aceptación por parte de los consumidores. La cifra de ventas de la división se sitúa en 552,2 millones de euros y el EBITDA alcanza los 76,6 millones de euros. Por su parte, el Área Pasta ha vivido una evolución diferente en función de los mercados en los que opera. Así, en Europa, el comportamiento de su filial Panzani ha sido muy positivo, experimentando una satisfactoria progresión en sus negocios de pasta seca, salsas y cuscús y un comportamiento más conservador en el segmento de pasta fresca.

Sin embargo, en Estados Unidos la rentabilidad de su filial New World Pasta (NWP) está viéndose afectada por tres razones: la contracción que está sufriendo el mercado de la pasta (en torno al 6%), la guerra de precios en que está incurriendo una buena parte de la competencia (que no ha incrementado sus tarifas a pesar de la escalada de precios del trigo sufrida en el segundo semestre de 2011) y el uso de stocks de materia prima adquirida durante los momentos de máxima valorización del trigo duro. En este contexto, la cifra de ventas de la división alcanzó 484 millones de euros y el EBITDA se situó en 63 millones de euros.