AMDPress.- El grupo Ebro Puleva tiene previsto el cierre de sus plantas azucareras de Monzón de Campos (Palencia) y Benavente (Zamora) antes de la próxima campaña remolachera, que comenzará en octubre. Esta operación contradiría el análisis del presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, quien , como se informó ayer (Ver ARAL Digital número 785) entendía que la modernización y reestructuración de Ebro Puleva no tendría como consecuencia estos cierres.

El cese de la actividad de ambas molturadoras afectaría a un total de 400 trabajadores fijos y fijos discontinuos en periodo de campaña y a unos 200 durante los meses de intercampaña.

Ebro Puleva ha obtenido en el primer semestre de este año un beneficio neto consolidado de 63,7 millones de euros, lo que supone un incremento del 19% con respecto al mismo periodo de 2002. En los negocios centrales del grupo (azúcar, lácteos y arroz), el resultado neto creció un 22%. La actividad azucarera registró unos ingresos de 326,39 millones de euros, un 5,5% más que en los seis primeros meses del pasado año.